Imagen

Diferencias entre hombres y mujeres

15 May

Diferencias entre hombres y mujeres

Olvidando a un hombre orgulloso, manipulador, ambivalente e inmaduro. Parte 1

26 Abr

Estoy en fase de olvido de un hombre orgulloso, manipulador, ambivalente e inmaduro: R. Recientemente he leído un artículo que me ha parecido muy interesante y positivo. Espero que como a mí os valga para comprender a este tipo de hombres.

“Si estás saliendo con un hombre ambivalente que no deja de enviarte señales ambiguas y que te está volviendo loca con su variabilidad

No te culpes. Es su problema, no el tuyo. No te lo tomes como algo personal y no te sientas rechazada. Considérale como una persona con serios problemas de madurez que interfieren en su capacidad para comprometerse.

No intentes ayudarle a que aclare sus ideas. Puedes hablar con él y descargar tus sentimientos, pero no lograrás cambiar nada, pues su problema no tiene nada que ver contigo. Lo único que puedes hacer por él es animarle a que busque la ayuda de un profesional.
Seguir leyendo

Solo 15 minutos más…

25 Abr

El sábado pensaba salir de fiesta con mi hermana. Así que, nos fuimos a cenar a un sitio nuevo que abrieron en mi ciudad. Las casualidades de la vida! Allí estaba mi querido R. con su amigo del alma. Nos paramos a saludar y mi idea era soltarle lo del whatsapp en un momento que pudiera. Cuando pude hablarle a solas le dije:

-R. me mandaste un whats equivocado…no era para mí

-Mel, por qué supones que no era para ti?

-Porque no lo entendí, así que…supuse que te habías confundido

-Pues sí que era para ti. En realidad esperaba que contestaras porque quería invitarte a tomar algo, pero como no contestaste…(y ahí va la chulería máxima) pues tendrás que esperar a que te vuelva a escribir, jajaja (sonrisa de gilipollas) (Capullo engreído!)

-Vaya! qué lástima! (guiño e ironía pura)

Después de decirme algún piropo básico me dijo que a ver si nos echábamos unos bailes en el local de siempre. Nos despedimos y nos fuimos a nuestra mesa a cenar.

A pesar de que las cosas estaban saliendo más o menos como yo quería…tenía un mal presentimiento…mi hermana estaba diciéndome que era una aguafiestas, pero yo tenía una sensación extraña… y no me equivocaba. Seguir leyendo

“Quien se marcha sin ser echado, vuelve sin ser llamado”

21 Abr

Toda mi estrategia giraba en torno a conseguir que R. bajara la guardia, se confiara y volviera a intentar de manera DIRECTA “enrollarse” conmigo para hacerle sufrir. Suena horrible esta frase anterior, lo sé. Podría decirse que las mujeres despechadas podemos llegar a ser realmente perversas…pues, en este caso sí. Para aquellos que no hayáis leído otros posts de mi historia. Este hombre, por llamarlo de alguna manera, R. había empezado algo conmigo y de repente, se enrolló con otra delante de mis narices y desapareció por dos meses. He de recordaros que R. no tiene 16 años, sino 36 añitos. La criaturita ya tiene una edad para madurar.

Me apunté a un curso que necesito para mi trabajo, y como había comentado en un post anterior coincidiré con él los próximos dos meses.

Fue el primer día de curso, un jueves como otro cualquiera. Mi estrategia era la siguiente. Tengo un amigo que es extremadamente guapo y como es un amor de amigo le pedí por favor que me viniera a buscar al curso para ir a comer. Y así, R. me vería con un chico super guapo. Alguna amiga mía me echó la bronca diciéndome que esto era patético, incluso mi amigo al principio me decía que no lo hiciera. Pero, yo no les hice caso porque de perdidos, al río. Además estoy haciendo un estudio sociológico y experimentando es como se aprende.

Seguir leyendo

Imagen 16 Abr

554298_316647965122379_612393281_n

Es verdad que los hombres aman a las mujeres cabronas?

16 Abr

FUCK U HARD

Recientemente leí un libro que trataba este tema “Porqué los hombres aman a las mujeres cabronas”. A medida que lo leía me iba cabreando más conmigo misma y con el libro. Ni qué decir que no pude terminarlo. No puedo creer que para conquistar a un chico haya que parecer de piedra o de acero puro. Es más, me niego a creerlo! Y me baso principalmente en mi relación más duradera que fue un claro ejemplo de lo contrario. Estuve 5 años con M. Esta relación comenzó una noche. Nos conocimos en una fiesta de la facultad y cuando me lo presentaron me pareció el chico más guapo que había visto nunca. Esa noche me lo pasé genial y fue la primera vez que me acosté con un chico a las pocas horas de conocerlo. Según mucha gente esto es un error puesto que los chicos no toman en serio a las chicas que se acuestan la primera noche, pues bien, yo me salté esta norma absurda y ¿qué creéis que pasó? nada! no me lapidaron ni nada de eso. Qué mentalidades tan machistas! Pues veréis, con M me salté todas las “normas” de lo que no se debe hacer ni decir a un chico y, milagro de los milagros, comenzamos la que sería mi mejor relación de pareja. Y creo que si no lo hubiera dejado yo ahora mismo estaríamos casados muy probablemente. Sigo con el tema. Después de saltarme la norma de “no acostarte la primera noche” me salté otra aún peor si cabe: “no acosar”. No me refiero a acosar literalmente. Al cabo de dos días de conocernos le mandé un mensaje, tomé la iniciativa yo. Se lo envié a mediodía y le decía de quedar esa noche, pero eran las 8 p.m. y aún no había recibido contestación, así que le eché morro y llamé por teléfono. Me dijo la peor excusa que se puede poner: “Estaba a punto de escribirte yo”. Le contesté que qué casualidad! (irónicamente, por supuesto). Y fui al grano, que si quería quedar por la noche. Me dijo que tenía mucho que estudiar y yo le dije que por dos horitas no le iba a pasar nada. Lo convencí y quedamos. Pues seguí con este “modus operandi” durante 3 semanas más o menos. Yo tomé la iniciativa, no me hice la interesante ni me estuve desesperando al lado del teléfono esperando a que me llamara. Hice lo que pedía el cuerpo y oye! no me resultó tan mal. Al cabo de unas semanitas comenzamos a salir en serio y esta relación que sería mi relación más estable, duraría la friolera de 5 años.

No sé a vosotras pero a mí si me gusta o me atrae un chico el tener que esperar sentada me resulta tremendamente frustrante. Además si tenemos en cuenta que los chicos aunque les atraigas ni de lejos tienen la prisa que tenemos nosotras…esto se traduce en siglos de espera y desesperación. No digo que haya que atosigarlos y presionarlos, ni mucho menos. Podemos estar atentas a las señales que nos envían y actuar. Que responde bien? genial. Que no responde bien, cambio de técnica o pasamos al siguiente. Esto lo decidimos nosotras.

En lo poco que leí de este libro capté el mensaje de la autora: hay que hacerse respetar. Pero una mujer que se hace respetar y se valora no es aquella que demuestra frialdad y falta de interés en el chico, sino que hay muchas maneras de hacerse respetar. Si sabes lo que quieres y vas a por ello, es un síntoma de que eres una mujer segura de ti misma y no hay nada más atractivo para un hombre que una mujer segura de sí misma.

Mi máxima es: hagas lo que hagas que siempre sea lo que tú quieras. No importa que te quedes sentada esperando delante del teléfono o que lo llames, pero que siempre sea lo que el corazón te pida. Así te aseguras serte fiel a ti misma y será siempre la mejor opción que puedas tomar. En una ocasión pedí consejo a unas amigas sobre cómo actuar con un chico y fue lo peor que pude hacer. ¿Porqué? Pues porque la idea de mis amigas no tuvo el resultado que yo esperaba y me estuve dando de cabezazos por no haber sido yo misma. Suelo actuar de manera espontánea y natural y mis amigas me aconsejaron que me hiciera la interesante, que no mostrara interés y que ni le llamara. Eso fue lo que hice y él pasó de mí por completo. En esto del amor no hay normas que valgan. Es cierto que hay técnicas y que todo es un juego, pero lo más importante es ser uno mismo y actuar conociendo nuestros puntos fuertes.

mel firma

Nota mental: alejarse de hombres con signos evidentes de crisis de los 40

14 Abr

El título resume a la perfección lo que os voy a comentar hoy. Es a la conclusión a la cual he llegado después de varios encuentros casuales con R. Y con encuentros no me refiero a sexuales.

Después de haber coincidido en la ponencia con R. y él haberme “trasteado” de forma descomunal, volvió a pasearse por los locales en los cuales nos encontrábamos antes. Volvió a la rutina por así decirlo. Visto que era un capullo desconsiderado solo me quedaba incordiar y molestar. Iba a tomar la actitud contraria a la que él esperaba. ¿Yo? ¿Enfadada? ¿Yo? ¿Despechada? Nunca.

Yo durante todo este tiempo había seguido con mi vida exactamente igual que antes de conocerle y así seguiría. Viernes, me lo encuentro por la calle. Mi actitud, simpática y amable. Menos mal que me había puesto guapa! Sábado, me lo encuentro en La Coctelería. Al principio hice como que no le veía y entonces fue él el que vino a saludarme y a hablar. Yo como los pingüinos de Madagascar: monos y coquetos, sonreíd y saludad chicos! Y lo más llamativo de todo es que…estaba la chica con la que R. se había liado en mis narices! pero para mi sorpresa…ella estaba atosigándole y él estaba a la defensiva. Él aprovechaba algún momento para pasar por mi lado y hacerme algún comentario y yo trataba de parecer amable pero distante. Mi teoría es que “todos los hombres que se marchan sin ser echados, vuelven sin ser llamados” o como le digo a mis amigas, que viene a ser lo mismo: “ya vendrá a cagar a mi huerto”. Y esa teoría que he visto que se cumplía en millones de ocasiones, aquí es mi objetivo principal ya que una bonita historia de amor no pudo ser… Seguir leyendo